N° 181 Febrero – Julio 2018 Adar – Av 5778

Sin título-1.fw

Descargar Revista

Israel: 70 años

 

En el siglo XII, el gran rabino y poeta Yehudá Haleví compuso uno de los
himnos religiosos más hermosos del acervo sefardí, el Yefé Nof, incluido en las
Siónidas, un género poético donde él expresa el deseo de muchos de ver reconstruida Jerusalén. «Elevación hermosa, alegría del mundo, ciudad del gran rey [David], ¡por ti suspira mi alma desde los confines del Occidente!». Ocho siglos después, aquel anhelo se concretó en 1948 con la Declaración de Independencia de Israel, cuando otro David confirmó el nombre del nuevo país de los judíos en el Medio Oriente.
Para nosotros la palabra es santa: con ellas Di-os creó el mundo y con ella, el
hombre completa su obra. Esos versos de Yehudá Haleví, consagrados en la liturgia del 9 de Av, día de duelo nacional por la destrucción del Segundo Templo de Jerusalén, durante ocho siglos y hasta hoy renuevan verbalmente el compromiso espiritual del nuestro pueblo, sin distingos de origen ni idioma, de retornar a Sion y construir allí un hogar para los que se sienten llamados a «oír y acatar» la palabra Divina expresada en la
Torá : un lugar a cuya mesa se sientan los cuatro hijos de los que habla la Hagadá de Pésaj. Hoy, setenta años de su creación, Israel es una nación pujante, puntera en tecnología y conocimiento; un país que ha logrado rebasar el odio para reconstruir con amor un lugar que desafía los pesimismos y las dificultades.
La democracia que allí se ha implantado permite el desarrollo social de un tejido humano complejo, signado por las diferencias culturales e ideológicas, que poco a poco han ido limándose para ser un ejemplo de inclusión multiétnica.
No ha sido ni es un camino fácil: las guerras, el terrorismo, el arrancar de prácticamente de cero, el boicot, el antisemitismo político y las desavenencias internas por la naturaleza del Estado no han sido escollos insuperables, sino retos para crecer cada día más. El pueblo judío le ha demostrado al mundo que sabe levantarse del polvo y echar a andar, gracias a la fuerza de su fe. Ya lo veía Haleví al finalizar su poema: «¡Cómo no me conmoveré ante tus piedras y no las besaré si a mi boca el sabor de tus terrones es más grato que la miel!».


Índice


Adiós a EDNA AIZENBERG Z”L

 

Ciclo de estudio sobre el Holocausto tomó la TIDE

 

CESC amplía el panorama del judaísmo con su CICLO DE CHARLAS

 

Se acuerda la creación de la ACADEMIA NACIONAL DEL JUDEOESPAÑOL en Israel

 

EL JUDEOESPAÑOL se resiste a morir

 

EXTIENDEN HASTA 2019 solicitud de nacionalidad española para los sefardíes

 

LOS LEVY MADURO, JUDÍOS DE CORO

 

HERZL y el sionismo

 

REPENSAR LA ALIYÁ DESDE LOS PAÍSES ÁRABES Y MUSULMANES: el caso de Tánger

 

VIDA Y MUERTE de la primera superestrella (judía) norafricana de la canción

 

La canción de ronda de «LAS CALLES DEL AMOR» entre los sefardíes del Oriente

 

DESORIENTALIZAR LA MÚSICA SEFARDÍ

 

SÉFER TUVIÁ: El libro de Tobías

 

RETRATO DEL TEMPLO DE SELOMÓ por Jacob Judah (Aryeh) León—Templo (1603-1675) Sobreviviente del Holocausto

 

Anuncios

N° 180 Julio 2017 – Enero 2018 Av 5777 – Shevat 5778

Sin título-1

Moisés Garzón Serfaty, fundador de Maguén-Escudo y del
Centro de Estudios Sefardíes de Caracas. (Foto Néstor Garrido)

Descargar Revista

RAVENU

Dice el libro de Shemot en el versículo 12 del capítulo 20:

כַּבֵּ֥ד אֶת־אָבִ֖יךָ וְאֶת־אִמֶּ֑ךָ לְמַ֙עַן֙ יַאֲרִכ֣וּן יָמֶ֔יךָ עַ֚ל הָאֲדָמָ֔ה אֲשֶׁר־ה’ אֱלֹקיךָ נתֵֹ֥ן לָֽךְ

«Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días sean prolongados en la tierra
que el Señor tu Di-os te da». Inspirados, pues, en este principio que aparece en
el Decálogo entregado al pueblo judío en el Sinaí, rendimos homenaje al padre
de la revista Maguén-Escudo, el doctor Moisés Garzón Serfaty –que 120 años
viva–, quien fue objeto de un homenaje continental que la Federación Sefaradí
Latinoamericana le rindiera en la ciudad de Miami.

Desde Maguén-Escudo, Garzón ha mantenido vivo en tierras venezolanas el
legado judeoespañol, principalmente el proveniente de Marruecos. Sus páginas
son referencias obligatorias para quienes investigan sobre la cultura y el quehacer
de la comunidad sefardí en el país y en Latinoamérica, puesto que nuestra
publicación es la decana en abordar esta temática en nuestro continente.

La concepción de la cultura sefardí como puente para la fe hacia lo interno,
y para la comprensión y la tolerancia hacia afuera ha sido la bandera de Maguén-
Escudo desde 1972 hasta la fecha. Desde la investigación académica y hasta la
crónica de las comunidades, cuya gama abarca sefardíes y askenazíes, religiosos y
laicos, judíos y gentiles, académicos y legos, genera un diálogo permanente entre
todos para la comprensión del valor de los sefardíes en nuestra sociedad. He ahí el
gran aporte de Garzón Serfaty a partir de las páginas de nuestra revista.

Don Moisés, que como su más insigne homónimo, ha sido «nuestro maestro»
–ravenu– al momento de difundir la cultura y ponerla al servicio del pueblo judío
y de todos aquellos que nos quieran acompañar.

Desde el Centro de Estudios Sefardíes de Caracas nos unimos al júbilo del
homenaje a nuestro fundador y director emérito, y nos comprometemos en
persistir y en convertir cada edición de nuestra revista en un triunfo más para
Garzón Serfaty, a quien honramos confiados en que cumpliendo con esta mitzvá
se nos haga realidad la promesa Divina de la extensión de nuestros días de vida.
Amén.

Índice

Verónica Maya, primera mujer en presidir esta organización FeSeLa reconoció trayectoria de MOISÉS GARZÓN SERFATY

Palabras de la presidente del CESC MOISÉS GARZÓN SERFATY: defensor de lo sefardí

Palabras del homenajeado EL PASADO, EL PRESENTE, EL FUTURO y nuestro deber ser

Con la entrega del Botón de Oro AIV HOMENAJEÓ a los rabinos Samuel Garzón y Moisés Wahnón

Con participación del CESC Comunidad judía recordó la TRAYECTORIA DE MARIANNE KOHN-BEKER con un conversatorio

Marroquíes en Israel y Venezuela: algunas reflexiones sobre IDENTIDADES sionistas globales

El correo privado de ISAAC BRUDO en Marruecos

¡NO ME LLAMES HEBREO! Los orígenes misteriosos del primer insulto antisemita

LA HISTORIA SECRETA de los sefardíes de Filadelfia

Abraham Senior o los conflictos entre LA FE Y EL PODER

MADURO: EL HÉROE JUDÍO que derrotó a las tropas alemanas

El juego renacentista de EL PERAL DE LAS PERAS en la tradición sefardí de Rodas (extracto)

Cuentos, comidas y espacios: Siguiendo a una familia sefardí a SU NUEVO HOGAR

«La más antigua de las naciones es la más joven» Israel en la LITERATURA argentina

 

 

Nº 179 Enero – Junio 2017 Tévet – Tamuz 5777

179.jpg

Descargar Revista

EL FUTURO

No hay nada más antijudío que el pesimismo, aunque a la vez no haya nada
más natural que sentirlo. La condición de racionalidad del ser humano, como
única especie de la Creación que tiene consciencia de su propia muerte, hace que
la anticipación por un futuro oscuro o la desesperanza tengan un impacto en
su propia percepción de la realidad. Sin embargo, la esencia de la Torá es torcer
la inclinación al mal (de donde nace el pesimismo) y llevarlo al plano espiritual
donde el judío confía y tiene fe en la intervención Divina, que cuida de él, y que
le ha prometido un mundo donde triunfará el bien.

En los trece principios de fe de Maimónides, el gran filósofo sefardí de nuestro
Siglo de Oro, el duocécimo de estos señala, literalmente: «Es mi convicción
certera de que vendrá el Mesías y, aunque se retrase, igual lo esperaré todos los
días». Y a diario, estas palabras retumban en las sinagogas de todo el mundo
como parte de nuestra liturgia. Esperar la redención, por lo tanto, es parte irrenunciable
de la chispa Divina, que indeleble está en nuestra alma.

Este empecinamiento por el futuro, por el porvenir brillante que nos aguarda,
es parte de nuestra esencia y la que señala el camino por seguir en tiempos
de incertidumbre o de desesperanza inducida por ciertas prácticas conductistas
que regímenes inescrupulosos o grupos terroristas tratan de generar, como una
manera de dominación del alma, esto es, el pesimismo, la angustia, la depresión,
el descreimiento…

El optimismo no implica tampoco tener los ojos cerrados. El Eterno, que cuida
a sus hijos, nos revelará en cada uno de nosotros el momento en que debamos
tomar decisiones importantes para preservar la integridad física o la observancia
de la Torá.
Nuestro futuro es tan brillante como nosotros queremos verlo, siempre con
el alma puesta en la certeza de que Di-os ha de cumplir su promesa plasmada en
el Tanaj. Cinco mil años de historia nos lo confirman.

 

Índice

Presentación de la novela de Isaac Nahón y Meir Magar LA CONJURA DEL ESPLENDOR: cuando las piedras hablan

El CESC conmemora el EDICTO DE EXPULSIÓN de los judíos de España

CESC: Venezuela presente en la IV CUMBRE ERENSYA Celebrada en México en junio

Discurso presentado en la IV Cumbre Erensya, México MEMBRAZIONES I ESCARINIOS

TESHUVÁ A LA SICILIANA

750 años de presencia sefardí en JERUSALÉN

¡SALVAD EL LADINO!

LA KAHINA, REINA JUDÍA DE LOS BEREBERES en la Edad Media

CRÓNICA DE LA BÚSQUEDA DE MI ORIGEN SEFARDÍ (Los avatares de una PARDO)

UN AUTO DE FE EN LIMA – 1625

LAS PRIMERAS FOTOS DE LOS ISRAELITAS DEL YEMEN que asombraron al mundo judío

La tradición del Pleito de los colores del CANCIONERO DE BAENA: de Las mil y una noches y Lope de Vega al repertorio oral hispanoamericano y sefardí

SÁBATO: ADMIRADOR DEL PUEBLO JUDÍO E ISRAEL

EL LICENCIADO VIDRIERA DE CERVANTES, los conversos y la Shejiná

N° 178 Julio – Diciembre 2016 Av 5776 – Kislev 5777

178

Descargar Revista

LOS NUEVOS TIEMPOS

Para nadie es un secreto que Venezuela está atravesando una grave crisis económica, que ha redundado en una severa reducción de la actividad industrial, comercial y laboral. Esa situación no es ajena a las entidades culturales y, aun más, a las que dependen de organizaciones sin fines de lucro, como es el caso del Centro de Estudios Sefardíes de Caracas.

Adecuándonos a los nuevos tiempos; pero, sin menospreciar el valor inmaterial que tiene la educación y la cultura, el CESC se ha empeñado en mantener abiertos todos los espacios para la difusión del legado judío, en especial aquel de origen español, aunque se haga poco a poco y aprovechando el trabajo de tantos voluntarios, que entienden que su papel es lo que ha distinguido a Am Israel del resto de los pueblos y lo ha convertido en ejemplo de resistencia.

Por esta razón, la revista Maguén-Escudo ha modificado su frecuencia de ediciones, pasando de trimestral a cuatrimestral, y de esta a semestral.

La consecución de recursos, no solo materiales, para su edición se ha hecho difícil, pero no imposible. En los nuevos tiempos que vivimos, cada artículo y cada página impresa de este medio de comunicación, que está en las casa de los socios de la AIV desde 1972, es un logro y un ejemplo de tenacidad. Asimismo, cada charla y presentación que desde los espacios culturales de la Asociación Israelita de Venezuela se ofrecen al público general y comunitario es un acto de fe en el futuro y de esperanza para la reafirmación de la tolerancia y el intercambio fraterno entre los pueblos.

Esta edición de Maguén-Escudo, que hoy llega a sus manos, es un bien que ha costado esfuerzo y trabajo. Es un tesoro con el cual aspiramos a que nuestros lectores se aproximen a la historia, a las tradiciones, a los valores de un pueblo comprometido con la Torá, en corresponsabilidad con sus hermanos y que venera la historia, que una forma de cumplir con el mandamiento de honrar padre y madre.

Índice

MUSEO ALBERTO HENRÍQUEZ DE CORO: un espacio judío abierto a la tolerancia

LAS CERÁMICAS DE REINA HERRERA en el Museo Sefardí de Caracas

Ciclo de charlas del Centro de Estudios Sefardíes de Caracas Aquí se habla de CULTURA JUDÍA

Representantes de dos generaciones al servicio de la kehilá Moisés Nessim y Elías Sultán recibieron reconocimientos por la AIV

BARRANQUILLA: historia del progreso que los sefardíes trajeron a Colombia (extracto)

Consideraciones generales en torno a la desaparición o supervivencia del HABLA HAQUETÍA DE LA DIÁSPORA JUDEOMARROQUÍ

VOZ DE LA DIÁSPORA JUDÍA, la palabra cantada como eje del discurso identitario

La increíble historia de PEDRO II

ABRAHAM SABA (1440-1508) y la Isla de los Lagartos

Los israelitas remanentes de SANTO TOMÉ Y PRÍNCIPE

REINAS JUDÍAS: desde el cuento de Ester hasta la historia de Salomé Alejandra

GENEALOGÍA SEFARDITA de Polita De Lima

Descubren la primera versión del QUIJOTE EN JUDEOESPAÑOL

LA MUJER-ÁRBOL Y EL HOMBRE-MAR: simbolismo mítico y tradición indoeuropea del epitalamio sefardí de La galana y el mar

 

N° 177 Enero – Abril 2016 Tévet – Nisán 5776

177

Descargar Revista

LAS AGUAS DE LA HISTORIA

El párrafo debería decir: El Midrash (Bamidbar Rabá 1:7) enseña: «La Torá fue
entregada por intermedio de tres elementos: en fuego, y en agua y en desierto…
y así como estos tres son gratuitos para todos los mortales, las palabras de Torá
también lo son… ».

En una de las zonas más desérticas de nuestro país, el norte del estado Falcón,
a la orilla de las dunas de arenas que conforman los Médanos de Coro, el agua
fluyó, a mediados del siglo XIX, para afianzar en la que fue la primera capital
colonial de Venezuela el cumplimiento de las mitzvot prescritas por la Torá por
parte de la incipiente comunidad judía proveniente de Curazao que allí se asentó.

El 27 de junio, en un momento histórico, se comprobó, por medio del rabino
Samuel Garzón de la Asociación Israelita de Venezuela, que efectivamente aquellos
primeros judíos que escogieron Coro como su primer hogar tenían consciencia
de su religión y de uno de sus principios primordiales, como lo son la pureza
familiar, garantizada por la construcción de una mikve en la misma casa donde
funcionó la sala de oración de aquella kehilá decimonónica, la cual también fue
reinaugurada, tras su caída y posterior restauración por la vaguada del año 2010.

Para saber si un grupo de personas ha constituido una comunidad judía plena
es necesario constatar la presencia de una mikve, de una sinagoga y de un cementerio.
Coro tiene los tres. Su beit hayim, ahora reacondicionado, se muestra como
un lugar digno para los que allí descansan y se muestra como un libro de historia
que narra quiénes hicieron vida en aquella tierra. A los 100 años del primer
panteón de la Asociación Israelita de Venezuela, el arquitecto Alberto Moryusef,
con el auspicio del Cesc y de los Amigos de la Cultura Sefardí, lanzó la página
web http://www.cementeriosjudiosaiv.org.ve, que no solo recoge la historia de las mearot
sefardíes, sino de todos los cementerios judíos del país, a la vez que registra, uno
por uno, los nombres de quienes allí se encuentran, lo que permite que los que
viven lejos o los que no puedan acercarse a las tumbas de sus antepasados, hagan
una visita virtual para recordarlos.

Antes de nacer, el judío se purifica en las aguas espirituales cuando su madre se
sumerge en la mikve, y al morir, con agua también lava su cuerpo antes del viaje
final. La conjunción de este elemento con la tierra hace barro con que Hashem
hizo al hombre. La historia fluye como un río donde la verdad sale a flote en la
medida en sus aguas se vuelven cristalinas y transparentes.

Índice

AIV ABRE UN NUEVO CAPÍTULO en su historia

MIKVE EN CORO, viaje al origen

Importante descubrimiento para la HISTORIA DEL JUDAÍSMO EN VENEZUELA

EL CEMENTERIO JUDÍO DE CORO: un nuevo renacer

SE CONMEMORARON LOS CIEN AÑOS del primer panteón judío de Caracas

Aproximación a la historia de los CEMENTERIOS JUDÍOS DE VENEZUELA

LOS PRIMEROS JUDÍOS en el oriente del Guárico

EL CEMENTERIO JUDÍO DE CHAUEN

ABRAHAM SABA (1440-1508) y la Isla de los Lagartos

LOS CRIPTOJUDÍOS PORTUGUESES en el México colonial de los siglos XVI al XVIII

DON QUIJOTE EN HAKETÍA

Académicos israelíes adelantan ESTUDIO GENÉTICO EN HOMBRES DEL SEFARDISMO OCCIDENTAL

INQUISIDORES Y NAZIS (una comparación de siglos)

N. 176 Septiembre – Diciembre 2015 Tishrí – Tevét 5776

176

Descargar Revista

¡AMRAM!

Todavía su ausencia se siente en el salón de reunión del Centro de Estudios Sefardíes
de Caracas, donde él siempre tuvo una labor encomiable, ya fuera como su eterno tesorero,o como su presidente entre los años 2007 y 2009. Pero, su ausencia se siente no solo por ser él dueño de una bonhomía y de un humor inconfundiblemente sefardí, aderezado siempre con sus dichos en jaquetía de su Tetuán natal, que combinaba muy bien con el sabor caribeño que había adquirido desde que su familia decidió asentarse en tierras venezolanas.

Amram Cohén Pariente Z’L era, junto a otros grandes caballeros de la kehilá venezolana, uno de los grandes defensores de la cultura sefardí. En su última intervención en el CESC, a la que asistió a pesar de padecer de una enfermedad que poco a poco fue socavándole facultades, entre ellas la de caminar, propuso vehemente que se instaurara en la sinagoga Tiféret Israel del Este clases especiales de piyutim y de tefilá, al núsaj de Marruecos, con el fin de que las nuevas generaciones pudieran aprender a rezar con las melodías que trajeron sus padres y abuelos desde el Norte de África a Venezuela, y que poco a poco se han ido perdiendo o solo se conservan en museos o la discografía, pero no como una muestra constante en el seno de las sinagogas.

Su interés especial por el judaísmo marroquí no era signo de mezquindad ni
de chauvinismo, sino como expresión legítima de preocupación, porque en los
movimientos proconservación del legado sefardí la gran tendencia es por la cultura
judía de los Balcanes, mientras que la magrebí sufre de una especie de letargo.
No obstante, a la hora de defender el legado judeoespañol, Amram lo hacía en
su totalidad, tal como lo demostró cuando fue vicepresidente de la Asociación
Israelita de Venezuela, presidente de la Federación Sefaradí Latinoamericana (Fe-
SeLa), miembro del praesídium de la Federación Sefardí Mundial y del Comité de
Acción Sionista. Igualmente, su acción era en pos del judaísmo en general, como
lo hizo cuando fue presidente del CSCD Hebraica.

Con su esposa Paulina Gamus, Amram constituyó una pareja de referencia
obligatoria cuando se habla del judaísmo venezolano: ella, por su preminencia en
el ámbito cultural y político nacional; él, porque representaba el verdadero sentir
del pueblo judío (sin más apellido) en Venezuela, caracterizado por la perseverancia,
la honradez, la perspicacia y el buen nombre, que hemos de conservar siempre
en estas páginas de Maguén-Escudo a partir del día de hoy.

Índice

XIV SEMANA SEFARDÍ DE CARACAS concluyó con éxito

Conmemorada PRESENCIA MELILLENSE en Venezuela

«El condimento especial que aporta SER MELILLENSE»

LA HUELLA SEFARDÍ EN MELILLA. 150 Años de aportación judía

El Barrio Hebreo de Melilla

Presencia de MELILLA EN VENEZUELA

EL SEFARDÍ DE LOS JUDÍOS desterrados en 1492 entra en la Academia Española

LOS SEFARDÍES Y EL JUDEOESPAÑOL de Marruecos

NOMBRES DE JUDÍOS Y CONVERSOS en la Galicia Medieval

Los judíos de Castilla en Portugal: el rastro de UNA HUELLA MARCADO
POR EL APELLIDO

La ASCENDENCIA JUDÍA del rey Fernando «El Católico» y su primo el II Duque
de Alba

Un «archivo» judío OCULTO EN LAS AZORES

LOS JUDÍOS SEFARDITAS EN COSTA RICA

CONFUSIÓN DE CONFUSIONES de Joseph Penso de la Vega (1650?-1692)

N. 175 Abril – Agosto 2015 Nisán – Elul 5775

175

Descargar Revista

¡SHALOM!

A excepción de los innumerables hebraísmos que pasaron a las lenguas verná
culas europeas mediante el griego y el latín, como parte del legado del judaísmo a
la cultura occidental,Shalom es la palabra del hebreo moderno más conocida en
el mundo. Más allá de lo que expresa, «paz», «armonía», «plenitud» o «compleción», el hecho de que el idioma sagrado del judaísmo, que se ha adaptado como lengua oficial del Estado de Israel, utilice esa expresión para saludar al llegar y al despedirse ha llamado la atención de los pueblos.Tal como se expresa en el pasaje del libro de Shofetim (Jueces), 6:24, Hashem y Shalom vendrían a ser equivalentes, por lo que la paz es un asunto que atañe directamente a la Divinidad. Cuando alguien dice Shalom no solo está dando un
saludo frívolo, sino que está invocando el nombre del Todopoderoso.
La insistencia de los judíos de invocar la paz mediante sus creaciones artísticas orales, que se ha mantenido a lo largo de la historia pre y post creación del Estado
de Israel, ha hecho que la palabra sea tomada como epítome de lo judío y que el
solo articularla sea sinónimo de identidad y de identificación. Con esto queremos
decir que el judaísmo implica necesariamente una cultura de paz, de armonía entre este plano y el plano espiritual, donde ambos se combinan, creando un lugar (makom) en este mundo donde reina Di-os, es decir, donde reina la paz.
Los editores de la revista Maguén-Escudo también les dicen Shalom a todos.
Tras sortear algunas dificultades, volvemos a las manos de nuestros lectores. Los
tiempos que vivimos nos obligan a reestructurarnos y comenzar un esquema de
tres ediciones anuales, en vez de las cuatro que veníamos haciendo. Son tiempos
difíciles, pero no de retos imposibles de vencer.
Esta reflexión también es pertinente en estos tiempos convulsos, donde Israel
se nos presenta como un remanso de paz frente a las atrocidades del Estado Islá
mico, donde se entiende la paz no como armonía sino como sumisión; no como
totalidad, sino como una parcialidad que se impone a la otra. Entonces, la clave
para la paz es encontrar el punto de equilibrio entre las partes que componen un
todo, como la mesa del séder de Pésaj, donde están sentados los hermanos, no
importa si uno es tonto, sabio, malo o sin idea de lo que es.Al acercarnos a las XIV Semana Sefardí de Caracas, vamos a indagar cómo se conforma la identidad del judío en Venezuela, que ha logrado como colectivo respeto entre sefardíes y askenazíes, religiosos y laicos, venezolanos nacidos aquí o venidos del extranjero. Y cómo la memoria juega un papel primordial en esa dinámica de paz.
Es una Semana signada por la restricción económica, pero también por las ga nas de superar las limitaciones con imaginación y perseverancia. Reinventándonos
para poder decirles a todos: ¡Shalom bienvenidos a nuestras jornadas culturales!

 

Índice

Entrevista con Miriam Harrar de Bierman LA SEMANA SEFARDÍ DE CARACAS palpará la memoria y la identidad judía

ESTUDIANTES DE POSTGRADO de Literatura de la UCV visitan la AIV

SHIMÓN BAR YOJÁI y su memoria en la AIV

En la sala de la Fundación Herrera Luque LA EXPERIENCIA JUDÍA abre puentes culturales

FRANCISCO DE MIRANDA: Espíritu revolucionario y filosemita

La más antigua de Estados Unidos LA SINAGOGA TOURO lucha contra la Corte y contra su propia desaparición

LOS JUDÍOS DE VENECIA

MÉDICOS CRIPTOJUDÍOS en tiempos de la Inquisición en América

EL SUICIDIO PARTICULAR DE PRIMO LEVI ronda en su trabajo póstumo

Una plegaria sin palabras Mario Eduardo Cohén EL SHOFAR Antiguas y nuevas interpretaciones

LOS GUEONIM DE BABILONIA y el modelo de la cultura judía medieval

Los judíos en LA MÚSICA ANDALUZA de Marruecos