N. 176 Septiembre – Diciembre 2015 Tishrí – Tevét 5776

176

Descargar Revista

¡AMRAM!

Todavía su ausencia se siente en el salón de reunión del Centro de Estudios Sefardíes
de Caracas, donde él siempre tuvo una labor encomiable, ya fuera como su eterno tesorero,o como su presidente entre los años 2007 y 2009. Pero, su ausencia se siente no solo por ser él dueño de una bonhomía y de un humor inconfundiblemente sefardí, aderezado siempre con sus dichos en jaquetía de su Tetuán natal, que combinaba muy bien con el sabor caribeño que había adquirido desde que su familia decidió asentarse en tierras venezolanas.

Amram Cohén Pariente Z’L era, junto a otros grandes caballeros de la kehilá venezolana, uno de los grandes defensores de la cultura sefardí. En su última intervención en el CESC, a la que asistió a pesar de padecer de una enfermedad que poco a poco fue socavándole facultades, entre ellas la de caminar, propuso vehemente que se instaurara en la sinagoga Tiféret Israel del Este clases especiales de piyutim y de tefilá, al núsaj de Marruecos, con el fin de que las nuevas generaciones pudieran aprender a rezar con las melodías que trajeron sus padres y abuelos desde el Norte de África a Venezuela, y que poco a poco se han ido perdiendo o solo se conservan en museos o la discografía, pero no como una muestra constante en el seno de las sinagogas.

Su interés especial por el judaísmo marroquí no era signo de mezquindad ni
de chauvinismo, sino como expresión legítima de preocupación, porque en los
movimientos proconservación del legado sefardí la gran tendencia es por la cultura
judía de los Balcanes, mientras que la magrebí sufre de una especie de letargo.
No obstante, a la hora de defender el legado judeoespañol, Amram lo hacía en
su totalidad, tal como lo demostró cuando fue vicepresidente de la Asociación
Israelita de Venezuela, presidente de la Federación Sefaradí Latinoamericana (Fe-
SeLa), miembro del praesídium de la Federación Sefardí Mundial y del Comité de
Acción Sionista. Igualmente, su acción era en pos del judaísmo en general, como
lo hizo cuando fue presidente del CSCD Hebraica.

Con su esposa Paulina Gamus, Amram constituyó una pareja de referencia
obligatoria cuando se habla del judaísmo venezolano: ella, por su preminencia en
el ámbito cultural y político nacional; él, porque representaba el verdadero sentir
del pueblo judío (sin más apellido) en Venezuela, caracterizado por la perseverancia,
la honradez, la perspicacia y el buen nombre, que hemos de conservar siempre
en estas páginas de Maguén-Escudo a partir del día de hoy.

Índice

XIV SEMANA SEFARDÍ DE CARACAS concluyó con éxito

Conmemorada PRESENCIA MELILLENSE en Venezuela

«El condimento especial que aporta SER MELILLENSE»

LA HUELLA SEFARDÍ EN MELILLA. 150 Años de aportación judía

El Barrio Hebreo de Melilla

Presencia de MELILLA EN VENEZUELA

EL SEFARDÍ DE LOS JUDÍOS desterrados en 1492 entra en la Academia Española

LOS SEFARDÍES Y EL JUDEOESPAÑOL de Marruecos

NOMBRES DE JUDÍOS Y CONVERSOS en la Galicia Medieval

Los judíos de Castilla en Portugal: el rastro de UNA HUELLA MARCADO
POR EL APELLIDO

La ASCENDENCIA JUDÍA del rey Fernando «El Católico» y su primo el II Duque
de Alba

Un «archivo» judío OCULTO EN LAS AZORES

LOS JUDÍOS SEFARDITAS EN COSTA RICA

CONFUSIÓN DE CONFUSIONES de Joseph Penso de la Vega (1650?-1692)

Anuncios

N.156 Julio – Septiembre 2010 Tamuz 5770 – Tishrei 5771

maguen156

Descargar Revista

EDITORIAL
La buena voluntad
Una de las grandes virtudes de la comunidad judía de Venezuela, y de prácticamente todas en el mundo, es su disposición a trabajar voluntariamente en pro de los suyos. Se puede Decir que las organizaciones se construyen con dos elementos: el apoyo económico y el empeño que algunos le ponen a hacer que ese dinero se convierta en obras concretas. Ahora bien, sin la dedicación, el esfuerzo, el apoyo incondicional de todas las personas para la consecución de los objetivos, el dinero sólo sería una cifra más en una cuenta bancaria y el sentido mismo de la institución se perdería sin el trabajo voluntario.

Así como Maimónides enumeró los diferentes niveles de la caridad, en el que cada cual cumple con el precepto dependiendo de su propia capacidad, así podríamos clasificar al voluntario, que apoya con sus recursos, sus talentos y su tiempo a nuestra Asociación Israelita de Venezuela, y ha hecho de esas horas a la semana que regala para el beneficio común prácticamente una mitzvá. Poco o mucho, el trabajo voluntario siempre es necesario, y los resultados son posibles por la suma de los esfuerzos de todos.

Es por ello que saludamos a los cuatro galardonados que recibieron el botón de oro de la Asociación Israelita de Venezuela, que durante la fiesta de Sucot, honró los nombres de Flora Serfaty de Assayag, Sara Fereres de Moryoussef, Jaime Cohén Cohén y Rebeca Perli y con el cual se les reconoció ese acto de amor supremo que es donar su tiempo y sus conocimientos en pro de la comunidad.

El ejemplo de Cohén, Perli, Serfaty y Fereres debe servir de estímulo para que las nuevas generaciones de judíos piensen en que el trabajo comunitario es la clave de nuestra supervivencia y permanencia durante los siglos, y que ha sido también la piedra angular de los éxitos de nuestra comunidad, que logró, en muy poco tiempo, constituirse en una referencia obligada, tanto en Venezuela como en el mundo, de educación, organización y solidaridad.
¡Para muchos años!

Índice
La AIV reconoció el trabajo de sus voluntarios con el BOTÓN DE ORO
La Estrella oculta del Sertón volvió a develarse, Por Natán Naé
Inaguran la calle JOSÉ ALFÓN BENOLIEL en Ceuta, Por Alberto Alfón Hachuel
Rab. MORDEJAY ELIAHU: en memoria del Rishón leTzión, Por Rab. Iona Blickstein
Se avlo de Majia i Medecina djudia en konferensia de Dubrovnik, En la Universidad de Zagreb
CENTRO DE ESTUDIOS SEFARDÍES DE CARACAS: ¿Adónde vamos? Por Néstor Luis Garrido
La observancia de ROSH HASHANÁ y YOM KIPUR entre los judíos de Bombay
LA HIDALGUIA VASCA: los judíos de Vitoria, Por Momy Sultan
HISTORIAS DE PIRATAS, CORSARIOS Y BUCANEROS, Por José Chocrón Cohén
DAVID COREN: un israelí de Ribadavia, Por Xosé Luís Chao
BENITO ARIAS MONTANO: ¿Hebraísta o hebreo? Por Dr. Alberto Osorio Osorio
Fregenal de la Sierra: pueblo de JUDAIZANTES, Por Fermin Mayorga
Museo judío en tierras del ISLAM, Por Nicole Mischel Morely
LITERATURA SEFARDÍ de transmisión oral I El cancionero, Por José Manuel Pedrosa
EL VIOLÍN: invento sefardí, Por Gustavo Perednik
GASTÓN SEGURA: «En lo judío hay un anhelo de retorno» Por Antonio Escudero Ríos
Los libros del CESC Una colección de pensamiento judío editado en Venezuela, Recopilación: Abel Flores
Los poemas de rabí Yehudá Haleví reviven en la voz de ETTY ANKRY, Por Natán Naé
Gal Tamir pone de moda la tradición con su ROMANCERO SEFARADÍ, Por Chiquita Levov
La gran redada de JUDÍOS EN PARÍS sacude Francia, Por Elianne Ros
Un proyecto en busca de colaboración y apoyo: DOCUMENTAL SOBRE LA MÚSICA LITÚRGICA SEFARDÍ, Por Elías Barrocas Levy

N.152 Julio – Septiembre 2009 Tamuz 5769 – Tishrei 5770

2Portada-MAGUEN152

Descargar Revista

Según sus estatutos, el Centro de Estudios Sefardíes de Caracas es el garante del patrimonio cultural de la Asociación Israelita de Venezuela, y por extensión, de la comunidad judía de origen español y oriental que ésta concentra.

Uno de los logros del CESC en este año es el inicio de los trabajos de refacción del cementerio judío de Coro, ciudad donde se asentó la primera judería venezolana, cuya herencia ibérica se evidencia en los apellidos anotados en las lápidas de quienes allí reposan.

El trabajo que se inició, a cargo de la Constructora Sambil, es apenas un primer paso en la preservación de lo que nosotros podemos considerar patrimonio. Creemos que si bien es necesario e imperioso mantener y conservar los bienes inmuebles, nuestra labor tiene que ir más hacia el rescate de ese bien móvil, inasible, dinámico, cambiante como lo es la cultura.

La Diáspora nos ha enseñado que el judaísmo es transportable y capaz de sobrevivir en cualquier circunstancia y contexto. La destrucción del Templo no fue el fin del judaísmo.

Por eso, el CESC traza su estrategia en defensa del pueblo judío mediante la difusión del patrimonio espiritual, histórico, lingüístico y artístico. Lo construido por el hombre puede derruirse; el lazo cultural, no. Una sinagoga puede ser expropiada, pero nuestras creencias, nuestra lengua y forma de pensar son inalienables. En el campo espiritual y cultural los judíos hallamos nuestra fortaleza y nuestro empuje.

Desde hace más de tres décadas, Maguén ha estado presente difundiendo el legado judío. Esto ha sido reconocido recientemente por el CIDICSEF, que decidió otorgarle una distinción a quien fuera su director, el doctor Moisés Garzón Serfaty.

Nuestro trabajo no da resultados inmediatos; pero, se pueden observar cuando una cantante novel decide interpretar viejas melodías de sus abuelos; o cuando un profesor universitario incursiona en la dramaturgia con una historia sobre el Marruecos de sus padres.

La aparente apatía de algunos, sobre todo en las nuevas generaciones, hacia el patrimonio espiritual que representa el judaísmo, ha sido excusa para un meaculpa paralizante de algunas instituciones o para malgastar esfuerzos que resultan infructuosos por desconocer la naturaleza del problema. A nadie se le atrae mediante la culpa, sino con propuestas que le sean significativas. Penetrar en los medios novedosos, usar sus lenguajes, y tener presencia en los espacios donde están los apáticos es un reto que nos falta acometer. Aquí no se trata de abandonar lo que se tiene ni lo que se viene haciendo en lo cultural, sino de sumar y enriquecer, creativamente, nuevas maneras de regar la antigua raíz judía de la que sorbemos y nos hace fructificar.

Índice
CIDICSEF homenajeará a Moisés Garzón Serfaty
Refaccionan el Cementerio Judío de Coro: Patrimonio histórico de la kehilá venezolana
Meldar TEHILIM: una actividad que cumple 45 años en Caracas
Presentaron el libro «Dejando Huellas» del doctor Abraham Levy Benshimol, En la Asociación Israelita de Venezuela
Un espacio en la memoria para los refugiados olvidados
El drama de los desplazados Mizharíes
Vivencias de los judíos en Coro en el siglo XIX
Los Judíos de La Rioja
Después de cinco siglos La Rioja volvió a exportar vinos kasher, Por Pilar Mazo
La obra litúrgica de Shelomó Ben Gabirol en los Yamim Noraím
El Yom Kipur de los marranos – 1609
El Judaísmo Marroquí
Tánger: Perfume Sefardí
Haketia: El Djudeo-Espagnol de la Afrika del Nord
El camino de un pueblo singular: Entrevista a Fernando Carbonell
«El poeta no tiene que servir a ninguna autoridad», el autor habla de su obra literaria
Para Leer: Glosario de haquetía y ladino-judezmo