LA FAMILIA GÓMEZ: los primeros judíos neoyorquinos

Alicia Benmergui

Cuando vemos las viejas tumbas, leemos los viejos nombres y escuchamos los relatos, no siempre podemos imaginar cómo eran y de dónde venían esos lejanos sefardíes, que vivieron en Nueva York y crearon allí la primera comunidad judía que ahora forma parte de la historia de Estados Unidos.
Los Gómez constituyeron una de las primeras y principales familias de Nueva York durante la época colonial.
Luis Moses Gómez (1654-1740) y su mujer Esther Márquez llegaron a Nueva York en 1696 o 1793. Luís había nacido en el seno de una muy rica familia de criptojudíos, o judíos ocultos en Madrid, España. Pese a que su nombre verdadero era Moses, el nombre Luis le fue dado en honor del rey de Francia, país que le había brindado refugio a la familia en tiempos difíciles.
Como la amenaza de la Inquisición se hacía cada vez más peligrosa, Moses y su madre fueron enviados a Francia. Pero, su padre fue apresado por el Tribunal Inquisitorial y permaneció encarcelado durante catorce años. Luego de su liberación Isaac se reunió con su esposa y su hijo en Francia, con la revocación del Edicto de Nantes las condiciones se volvieron muy malas para los judíos. La familia Gómez se mudó a Inglaterra, a pesar del respeto que se les tenía como una familia prominente, mientras vivieron en Inglaterra no gozaban de los derechos y ventajas otorgados a los cristianos.Entonces la familia viajó una vez más, en esta oportunidad a Jamaica, lugar donde se instalaron.
Allí Luis conoció y se casó con Esther, también hija de otra importante familia sefaradí, en un matrimonio arreglado como se estilaba en esa época. Tuvieron seis hijos y en un momento dado decidieron mudarse a Nueva York, donde Luis abrió un negocio de ramos generales en Manhattan. Rápidamente se percató de las posibilidades existentes en el negocio de exportación de mercaderías por el Atlántico, gracias a estos redituables negocios se convirtió en un hombre muy rico. Las conexiones caribeñas que tenía Gómez impulsaron su gran éxito económico, sus principales socios eran Isaac Abenatar, de Curazao; e Isaac de Silva y Jacobo Rodríguez, de Jamaica. Estas relaciones iban más allá de temas comerciales, también les permitieron a sus hijos casarse con novias judías y llevarlas a Nueva York.
La prosperidad alcanzada por la familia Gómez fue tan grande que en 1711 fue una de las seis familias de comerciantes judíos que contribuyeron a la edificación de la Trinity Church que se halla aun hoy día erguida en Nueva York. En 1705 la familia usando sus contactos y su influencia fue capaz de obtener lo que se llama una Denization de la Corona de Inglaterra. Este documento garantizaba un otorgamiento de privilegios a los ingleses residentes en Nueva York. Luis Gómez, el hijo de un forzado converso al cristianismo, logró derechos no como un refugiado, sino a la par de los otros ingleses residentes en el lugar. Gracias a esta medida Luis Gómez adquirió varios miles de acres en las tierras del Condado de Orange y del Ulster

Sinagoga Comunidad Shearit Israel
En 1714, Luis y sus hijos establecieron un puesto de intercambio con los indios a seis millas de Newburgh, los resultados fueron tan buenos que les permitieron la expansión de sus tierras y construir la que aún ahora es la casa más antigua de un judío en Estados Unidos. Es la que se conoce con el nombre de Gomez Mill House, se halla en Marlboro, Nueva York a unas seis millas de Newburgh.
En 1729 Luis utilizó sus derechos para comprar un terreno en Lower Manhattan. Este se convirtió en el primer cementerio de la de la Sinagoga de la Congregación Hispano-Portuguesa, Shearit Israel. Al mismo tiempo, Luis Moses Gómez fue electo presidente de Shearit Israel, se había convertido en un filántropo que le dio un importante apoyo a la comunidad y a la sinagoga.
Durante muchos años la familia Gómez prestó servicios a la comunidad judía: David era shojet, en tanto que Benjamín era mohel.

Gomez Mill House
Para fines de 1720, la comunidad estaba creciendo rápidamente, por lo que Gómez solicitó apoyo de las comunidades del Caribe para construir en 1730 el primer edificio para la Sinagoga de la Congregación Shearit Israel, de la cual por muchos años Luis y sus hijosfueron sus parnasim (presidentes).
Sin embargo, con todo el poder económico y social logrado, los Goméz no pudieron escapar al odio antijudío, pese a los derechos otorgados por la corona británica. En 1737, durante una asamblea realizada en Nueva York en la cual los Gómez y otros judíos se disponían a votar, el futuro jefe de justicia de la ciudad, William Smith, consideró que era ilegal que los judíos votaran porque eran responsables por la muerte de Cristo y a partir de ese momento, la Asamblea resolvió no admitir votantes judíos en la Colonia y durante varias décadas esta prohibición pesó sobre la comunidad judía de Nueva York.
Esto no le impidió a Gomez ser un patriarca de su época y un verdadero pionero americano.

Fuente:
Glimpses Into American Jewish History (Part 24).The Gomez Family-Dr. Yitzchok Levine.
Department of Mathematical Sciences-Stevens Institute of Technology-Hoboken, NJ 07030

Anuncios