Al último sobrebiviente

Derasha darsada el 30 de avril de 1992 Yom HaShoá 5752 por el haham Daniel Farhi.

Serás un agonizante en una kama de espital en Yerushaláyim, en una camisola blanka sin mancha ninguna, ke solo deshará ver de tus kueros arrugados un número maví en tu antebraso siedro. Solo, sin famiya, medio consiente, tus oyidos sintirán los aksentos ruidozos del ebreo de las veladeras ke se yaman en el varandado. Una última ves sonarán en ti los ladridos alemanes o polakos de un kapo bestial, akeyos ladridos ke no te avrán deshado ni un punto, durante estos largos anyos de la sigunda parte de tu vida, la de «después».

Tu serás la última sobrebiviente

Yo estaré ayí para tomarte la mano i ayudarte a dar el último paso de tando pasos dolorozos. Para ti diziré este mizmo Shemá Yisrael ke los tuyos entonaran en entrando en las kámeras de gaz. Al Dí-o diziré: «Ado-nay Dí-o, akoye tu servidor! El es el último sovrebiviente de todos los ke konosieron el gueynam de Auschwitz! Después de él, ningún ombre, ninguna muyer en esta tierra, podrá dizir lo ke vido kon sus oyos. Akel número de infamia dezapareserá kon su karne. Dinguno kererá kreer ke pudieron markar ansina kriansas kriadas kon tu forma. Ado-nay Dí-o, akoye este ombre ke sufriyó mas ke dingún otro ombre uviera podido somporar en su puerpo i en su korasón».

Serás una vieyezika kon akel aksento yídish tan ezmoviente. Tú serás pensionariai en un bet zekenim yudió de las alrededores de París. Tus iyos i tus inietos te avrán echo una viyita ayer, alhad. Avrás pasado un ermozo diya kon ellos, en este otonyo flamante i dulse. Komo siempre, no te a }vrás atrevido a avlarles de lo ke te estrecha el korasón dezde tanto anyos, dezde akeyos diyas de tinieblas kuando, mansevika apenas enfloresida, fuites deznudada sin puder, markada, arrapada, sodyiguada; dezde ke tus oyos vieros tu madre yevada verso la muerte, tus ermanas matadas de lazerya. Nada avrás dicho a los ke más keres en este mundo, akeyos por los ke refraguates un ogar kuando aboltates de ayá. Portanto, akeyas kozas las avrás dicho un alay de vezes, asta aksedear los otros pensionarios del bet ke te eskucharvan kon medio oyion y sin tino, no kiyendo akostarla oreya a las palavras repetidas de una chika polaka. I después, en súpito, sin ke nada lo uviera dado a endevinar, kietas estendida en tu shezlong, en este kavo de tadre tan dulse de la Île-de-France, te despenarás.

Tu seras la ultima sobrebiviente

Estare ayi a tu lado. Te tomare la mano tivia i permanada ensimada kon un dezmodrado tatuaje. Te serrare akeyos oyos ke, malgrado las alegrias de madre i de nona, tendran siempre delante de elyos estas imajes abominavles i inkomunikavles Al Sinyor Di-o dizire: «ESkucha O Di-o de toda kriansa sufriente, trata Tu servidera kon muncho karinyo; ella es la ultima de todas Tus kriaturas ke konosieron los mas negros yesurin ke nunka konosieron los benadames. Ella no avolto la fey de sus avot, Ni kijo dizir a los suyos lo ke bibio, temiendo ke no la kreygan o ke ya no kreyeran en Ti».

Tu deskansaras en una kama de lukso, arrodeada de muy rika mobilia. Mosos se adjilearan kon pasos blandos alrededor de ti, pasos de agora endelantre sin provecho, siendo ke dezde tu adormesimyiento no podras mas demandarles kualker koza. Enfermeras se alternarara para azer otra perfuzion, levantarte el kavesal, espondjarte la frente, jestos vanos i dezmodrados. Tu famiya chuchuteara en el umbral de la puerta. Uno de tus inietos mirara diskretamente su ora pensando en el encontro pedrido kon alguna ermoza Atalanta. Tu, enserrado en tu kaji muerte, veras dezdevanarse el filmo de tus vidas. Ah! Lo sorprendido ke estariyan todos akeyos ke te arrodean hadrozamente, ke solo konosieron de ti la imaje de una reushita sosial marafetliya, de ver esta parte de ti ke inyoravan. Podriyan ellos imajinar ke el mas grande patron de la distribusion, el nombre del kual se ve en karakteres enormers en todas las civdades de los Estados Unidos, i los gastes fastuozos i la hovardiya del kual enriksieron la presna de sensasion, fun un diya, en un kampo de Sileziya, esta povre koza eskeletika, en vistido rayado, doblandose debasho de kargas inumanas, aharvado asta la muerte por la mas chika flakeza, amontonada por sesh en yatakes de tavlas de una sola peronas, en barrakas de 600 ombres? Akeyos a los ke legas tu inestimavle fortuna savran kullanearla para kurar los males de la umanidad, para perpetuar la memoria de una estoria kondenada a reproduzirse sin esto? Sin repuesta a esta perguntas, sin aboltarse a ti mizmo para desharles palavras de sava a los tuyos, tu korason ke batiya avagar, avagar, se detuvo definitivamente. En algun lugar, en el universo, un djellat se echara a reir estrendozamente.

Tu seras la ultima sovrebiviente

Estare ayi, invizivle, a tu lado. Olvidare la mbilia fastuoza en tus alrededores para ver solo este prove puerpo de un eks-deportado, ofisialmente muerte a las 17:48 en Mueva York, akkel 14 de septembre de 2003, en realidad 60 anyos atrás kuando vido un SS matar su padre a palos. Levantare los oyos verso el sielo, a traves del djamlik, i buskare al Di-o ke te avra dado la fuerza de sovrebivir i de fraguar un imperio. Yo le dire: «Aki esta el ultimo de los ke dizen de aboltaron de aya, ama ke nunka aboltaron. Tomalo a Tu derecha. Metelo mas alto de kualkier otro porke pago un dasio enorme a la krueldad umana, i ke estos kuantos anyos de azlaha en sus echos nada son frente a los yisurin somportados por este Iyov de los tiempos modernos».

Sera Madame Roza de «La vie devant soi». Sera la ultima sena ande, en el fonde tu bodrun, avras asendido la menora i arrodeada de las fotos amurchadas de todos akeyos ke kontaron en tus vidas antes ke Romain Gary iziera de ti una rufiana retirada, i deskayida. En el delirio de tu muerte serkana, te veras de muevo iyika aishugada en medio de kodja mispaha en una fragua vieya de la kaleya Popincourt. La makina kunzidera de tu padre ronroneava todo el diya i una parte de la noche: no aviya muncho de komer, ama ke alegriya ver este nido de ermanos i ermanas apretados los unos a los otros para durmir la noche despues de aver travado la mobilia! Vos estavash chuchuteando sekretos, de akeyos tan emportantes para los chikos, bavayadas para los grandes. Ivas a la eskola dal lado. Te akodras ke un diya kuzieron en tus vistidos una estreya amariya fea kon «Juif» eskrito en ella. Asta demandates por ke no eskriviyan «Juive» para las iyikas. Despues, una demanyana, kuando estavash prontas a paritr para la eskla (ya teniyas tu chanta en la mano), oyitesh golpes en la puerta. El postadji a estas oras? Tu madre avriyo, i vitesh dos ombres vistidos de preto kon un chapeyo en la kavesa, ke vos mandaron de seguirlos. Ni tiempo de apareyas una validja, ninguna repuesta a la pregunta: «Ande mos yevash?» Los unos detrás de los otros abashatesh las kuatro eskaleras de madera enserada. Abasho, dos polises buenachos, kon pelerina i kepi, bastonblanko en la sintura, vos asperavan. Vos tomaron en un otobus kon plataforma ke estisonava en la kantonada; toptesh algunos de vuestros kompanyeros. Direksion: Drancy, despues Auschwitz. Aya fuites espartida de tus parientes i de tus ermanikos. Tu ermana i tu fuitesh eskoyidas para ir a lavorar. Nunka mas vites de muevo a los tuyos. Aboltates sola i loka a Paris. Vendites tu puerpo para eskapara kon la ambre. Akoyites krieturas abanonadas a la de dates un poko de tu kerensya bruska. Kuando ya no pudites menarte, te ayudaron para abashar en este bodrun para moir ayi komo djudiya.

Tu seras la ultima sobrebiviente

Yo estare yai, kuando tus oyos grotestakamente afeytados se serraran sovre este vaye de afrisyion. Las kandelas estakeyentes alumbraran este dekoro dezmodrado ke te avras fraguado para morir en el asiguon lo keriyas. No le dizire nada al Di-o. Asperara ke se amostre para aklarame el senso de la vida i de la muerte. Si no dize nada, konkluire ke delantre de la imensidad de la afrision, Su palabra ya no tiene senso.

Ande keres ke este, kuando sea, yo estare ayi kontigo, el ultimo sovrebiviente. Te yamaras Yankele, o Maurice, John o Yitshak, Hanale o Roza, Yoana o Madeleine; moraras en Yerushalayim, o Paris, Chikago o Mosku, Southhampton o Amsterdam. Porke tu seras el ultimo sovrebiviente, yo estare ayi, te lo prometo. Te prometo de ser la memoria de tu memoria. Te prometo ke lo ke deyaneates no sera olvidado de la konsiensia umana. Te prometo esta ultima djustisia de no deshar tu nombre, ni tu afrision baldar de la estoria universal. Tu eras un solo ombre, una sola muyer. Ama, es komo si uvieras diso una umanidad afriyente. I, porke tu seras el ultimo, sera de mi dover de retomar tu martirio komo se toma un turno, no para rebivirlo, ama para dizirlo a los tiempos venideros, para atestiguar delantre de la estoria i ke no perdronen los matadores, para ambezarlo a las kriaturas i ke los adultos ke se izieron, fraguen una sosiedad konsiente de sus pasado i desididamente enkaminada verso un avenir de djustisia, de fraternidad i de pas.

Anuncios