Cuatro poemas «entretejidos» de Victoria Benarroch

A José Benarroch Z´L

A menudo asomados a ventanas en ruinas
a balcones en llamas o cenizas…”
Molina (1910-1996)

Hasta la clara longitud de su silencio
se trenzan los recuerdos

cada uno en su danza peregrina
lentamente
en el centro de la vida

uno a uno cae

en el cofre

en la madera mustia de las manos

en el firme andar de aquel recinto

que guardó por años esos pasos

que ahora llevo yo como camino.
Solo venimos al mundo a leer un sorbo de leche

Si no quedara el muro del olvido nada quedaría

ni quienes escriben el aroma que prolonga la arena.

Repite como un sueño la blancura”

Borges

La piedra destierra
un pasaje de memorias blancas

se haga magia el reflejo de la vida

se esfumen los inciertos
y lleguen cálidos resguardos

en la noche y en el día

repite como un sueño la blancura
y el talit cobija la oración.