N° 177 Enero – Abril 2016 Tévet – Nisán 5776

177

Descargar Revista

LAS AGUAS DE LA HISTORIA

El párrafo debería decir: El Midrash (Bamidbar Rabá 1:7) enseña: «La Torá fue
entregada por intermedio de tres elementos: en fuego, y en agua y en desierto…
y así como estos tres son gratuitos para todos los mortales, las palabras de Torá
también lo son… ».

En una de las zonas más desérticas de nuestro país, el norte del estado Falcón,
a la orilla de las dunas de arenas que conforman los Médanos de Coro, el agua
fluyó, a mediados del siglo XIX, para afianzar en la que fue la primera capital
colonial de Venezuela el cumplimiento de las mitzvot prescritas por la Torá por
parte de la incipiente comunidad judía proveniente de Curazao que allí se asentó.

El 27 de junio, en un momento histórico, se comprobó, por medio del rabino
Samuel Garzón de la Asociación Israelita de Venezuela, que efectivamente aquellos
primeros judíos que escogieron Coro como su primer hogar tenían consciencia
de su religión y de uno de sus principios primordiales, como lo son la pureza
familiar, garantizada por la construcción de una mikve en la misma casa donde
funcionó la sala de oración de aquella kehilá decimonónica, la cual también fue
reinaugurada, tras su caída y posterior restauración por la vaguada del año 2010.

Para saber si un grupo de personas ha constituido una comunidad judía plena
es necesario constatar la presencia de una mikve, de una sinagoga y de un cementerio.
Coro tiene los tres. Su beit hayim, ahora reacondicionado, se muestra como
un lugar digno para los que allí descansan y se muestra como un libro de historia
que narra quiénes hicieron vida en aquella tierra. A los 100 años del primer
panteón de la Asociación Israelita de Venezuela, el arquitecto Alberto Moryusef,
con el auspicio del Cesc y de los Amigos de la Cultura Sefardí, lanzó la página
web http://www.cementeriosjudiosaiv.org.ve, que no solo recoge la historia de las mearot
sefardíes, sino de todos los cementerios judíos del país, a la vez que registra, uno
por uno, los nombres de quienes allí se encuentran, lo que permite que los que
viven lejos o los que no puedan acercarse a las tumbas de sus antepasados, hagan
una visita virtual para recordarlos.

Antes de nacer, el judío se purifica en las aguas espirituales cuando su madre se
sumerge en la mikve, y al morir, con agua también lava su cuerpo antes del viaje
final. La conjunción de este elemento con la tierra hace barro con que Hashem
hizo al hombre. La historia fluye como un río donde la verdad sale a flote en la
medida en sus aguas se vuelven cristalinas y transparentes.

Índice

AIV ABRE UN NUEVO CAPÍTULO en su historia

MIKVE EN CORO, viaje al origen

Importante descubrimiento para la HISTORIA DEL JUDAÍSMO EN VENEZUELA

EL CEMENTERIO JUDÍO DE CORO: un nuevo renacer

SE CONMEMORARON LOS CIEN AÑOS del primer panteón judío de Caracas

Aproximación a la historia de los CEMENTERIOS JUDÍOS DE VENEZUELA

LOS PRIMEROS JUDÍOS en el oriente del Guárico

EL CEMENTERIO JUDÍO DE CHAUEN

ABRAHAM SABA (1440-1508) y la Isla de los Lagartos

LOS CRIPTOJUDÍOS PORTUGUESES en el México colonial de los siglos XVI al XVIII

DON QUIJOTE EN HAKETÍA

Académicos israelíes adelantan ESTUDIO GENÉTICO EN HOMBRES DEL SEFARDISMO OCCIDENTAL

INQUISIDORES Y NAZIS (una comparación de siglos)

Anuncios