Premio al Mérito Comunitario 2014 de la AIV DAVID BASSAN: «Una vida de servicio llena el espíritu»

Sami Rozenbaum

 

En un acto celebrado en la sede de la Asociación Israelita de Venezuela en Maripérez, se otorgó a David Bassan Bali el Premio al Mérito Comunitario 2014-5775.

 

Este es el reconocimiento que la AIV otorga a aquellas personas de la comunidad que a lo largo del tiempo, y de forma constante, se hayan distinguido por su trabajo sobresaliente dentro de la kehilá. La comisión que seleccionó al ganador de este año estuvo integrada por Salomón Cohén Botbol, David Gabay, Haim Bentolila, Elías Farache y Alberto Moryusef. «En el caso particular de David Bassan privó su liderazgo comunitario, que se destacó por su continua contribución en beneficio de la comunidad desde cualquiera de los cargos que le tocó desempeñar», expresó en sus palabras de apertura Diana Ponte, directora ejecutiva de la AIV.

 

Salomón Cohén Botbol, actual presidente de la AIV y del Vaad Hakehilot, se refirió emocionado a su antecesor y viejo compañero de trabajo: «En su paso por la AIV, David Bassan Bali nos enseñó a todos lo que es gobernar; gobernar es dirigir y enfocar, en las metas y objetivos, a un equipo de personas con muy buena voluntad y con deseo de servicio. Durante la dura campaña electoral  para la elección de la junta directiva de la AIV, en 1996, siempre nos dijo que nuestro eslogan es “Somos un equipo”, y siempre insistió en que “unidos logramos las metas”».

 

Continuó Cohén Botbol: «Hoy no solo le reconocemos a David Bassan la valentía que significó el cambio generacional, sino que preparó a los siguientes para trabajar en equipo; su éxito podría resumirse en que fue el presidente de cualquier institución en Venezuela, comunitaria o no, que cumplió al 100% con su oferta de gobierno, es decir, trabajar en equipo; solo por eso ya sería merecedor del reconocimiento (…) Como nuestro director de orquesta siempre diste una gran bienvenida a esa improvisación creadora, a ese cambiar las cosas para bien; fuiste, eres y serás siempre un convencido optimista, porque siempre viste una oportunidad en una calamidad, en cambio nunca viste una calamidad en una oportunidad que se te presentó».

 

Evocación de una larga trayectoria

Mostrando este énfasis en el trabajo en equipo, Bassan mencionó en sus palabras de agradecimiento a las muchas personas que influyeron en su labor comunitaria y quienes lo acompañaron en las instituciones en las que activó. «Todos me inspiraron con su ejemplo y me apoyaron  en el camino. La vida nos permitió estar juntos en muchas oportunidades a lo largo de los años, y cada uno fue un aprendizaje».

Recordando la época en que ocupó la presidencia de la AIV y los numerosos logros de aquel período, comentó: «La generación de relevo había asumido las riendas de la AIV; ahora nos tocaba enseñar que no solo queríamos tener un puesto, sino dejar una huella en la historia comunitaria. La unidad era el norte que nos proponíamos, y junto a nuestra kehilá hermana al mando de Freddy Pressner, Daniel Slimak y Efraím Lapscher, se planificaron las actividades a través del Vaad Hakehilot».

 

Bassan cerró su discurso reflexionando sobre el futuro: «Tenemos y tendremos una comunidad diferente a la que me tocó vivir, y no debemos perder el espíritu de trasformación y cambio. La comunidad debe redimensionarse, entender que hay que adaptar las estructuras, los servicios y las organizaciones a las nuevas realidades, y seguir siendo ejemplo para el mundo judío».

 

El homenajeado enfatizó el agradecimiento a su familia, sobre todo a su esposa Sete, su madre, la profesora Victoria, su tío Moisés Bali, y sus cuatro hijos.

 

Bassan finalizó su emocionado discurso exclamando: «¡Una vida de servicio llena el espíritu!».

 

Biografía del homenajeado

David Bassan Bali nació en La Habana, Cuba, en 1957. Llegó a Venezuela a los 5 años de edad. Es arquitecto egresado de la USB. En 1987 se incorporó a la Federación Sionista de Venezuela como director de Juventud. En 1989 fue presidente del Dor Hemshej del Keren Hayesod, y posteriormente asumió la presidencia de esa institución. Fue representante mundial del Liderazgo Joven en la Diáspora, en los festejos de Jerusalén 3000 (1995).

 

En la AIV fue ocupando distintas posiciones hasta llegar a presidirla en 1996. Al finalizar su período se integró a Tzedaká Basseter, y al comité de Disciplina y Arbitraje de la AIV. En 2001 asumió la presidencia del Sistema Educativo Comunitario.

 

Con respecto a su vida profesional, fue fundador, accionista y director administrativo del grupo de empresas Equipo 18/Bait, y presidente de Coldwell Banker Affiliates of Latin America.

 

Entre los galardones que ha recibido se cuenta el Premio Mundial al Liderazgo Joven, que recibió en nombre de Dor Hemshej  Venezuela del Keren Hayesod en 1991, en la sede de la Knéset.

 

Hoy en día, radicado en Miami, Bassan se ha incorporado al Task Latin American Force del American Jewish Committee, así como a la Junta Directiva de «Kspace» (organización de la juventud judía de la Florida).

Anuncios