Acto de reconocimiento bajo la sucá – AIV honró a sus expresidentes con el BOTÓN DE ORO

Sara de Santa Clara / Fotos: José Esparrogoza

Recibieron el galardónElíasFarache, Davis Bassán, Jacob Serruya, AquibaBenarrochLasry, Abraham Levy B., MoisésGarzón y Jacob Carciente

El 22 de septiembre la Asociación Israelita de Venezuela (AIV) homenajeó a los expresidentes de la institución con el Botón de oro, reconocimiento que se entrega a los voluntarios o instituciones que con su labor desinteresada sirven a la kehilá. El evento se realizó en la sucá de la Sinagoga Tiféret Israel del Este, en Los Palos Grandes.
Elías Farache, Moisés Carciente, David Bassán, Jacob Serruya, AquibaBenarroch, Abraham Levy, Moisés Garzón y Jacob Carciente recibieron el galardón por su continua y desinteresada contribución, y lograr que la AIV cumpla con sus objetivos y metas.
Asimismo se recordó a los ex presidentes HaimBentolila (2011-2013) y David Benzaquén (2009 – 2011) quienes ya habían recibido el Botón de Oro anteriormente. David Gabay, secretario general de la AIV y orador de orden del evento, mencionó que aunque «Salomón Cohen es uno de los expresidentes, también es el actual de la Asociación Israelita de Venezuela, por lo que se le entregará el Botón de Oro una vez culmine su segundo período».Durante el acto, el rabino Isaac Cohén comentó que en la sucá debe haber más sombra que sol, porque «es la casa ideal con los valores y principios que debemos introducir en nuestro hogar de bien. La sombra es símbolo de bondad, dulzura, amor, concordia y paz que tiene que haber en nuestro hogar. Sucot es paz, felicidad, alegría y entendimiento, y que eso reine en nuestra comunidad».
Por su parte el presidente de la AIV, Salomón CohénBotbol, reflexionó sobre el «verdadero homenajeado» en este acto. Aseguró que no solo los expresidentes de la institución son los homenajeados, sino que también la Asociación, ya que había que imaginar «el nivel de prestigio y de admiración al que asciende la AIV, cuando cualquier persona de nuestro ishuv ve ese símbolo dorado de nuestra querida AIV en el pecho de nuestros ilustres y reconocidos expresidentes».
CohénBotbol aseguró que ellos «entregaron varias de las cosas más valiosas que posee una persona como su tiempo, intelecto y esfuerzo, al desarrollo y crecimiento de esta comunidad judía de Venezuela, que es ejemplo de todas las del mundo, junto al esfuerzo colectivo de nuestra institución hermana, la Unión Israelita de Caracas».
El presidente de la AIV continuó diciendo: «La AIV es la sucá que cobija a todos los miembros de la comunidad sefardí de Venezuela, que realiza todas las actividades con grandes esfuerzos y muchos obstáculos. Aunque sus paredes y su techo dejan filtrar, a veces, la luz y el agua y en ocasiones parece endeble, verdaderamente es una sucá muy sólida, y desarrolla su actividad pensando en cumplir con una de las mitzvot de Sucot: Simjatenu, dar alegría a los necesitados, ayudando en distintas áreas como la alimentación, atención personalizada, educación, salud, vivienda y hasta en aspectos legales. También en temas como el kashrut, estudios de Torá, sinagogas, britmilá, barmitzvá, batmitzvá, bodas, fiestas y alegrías, apoyándose siempre en el departamento rabínico y en la HebráKadishá».
Abraham Levy Benshimol, expresidente de la AIV, dirigió unas palabras en nombre de los galardonados, comentando que aunque «la conducción de la AIV se ha guiado por estatutos democráticos, que deben ser respectados por la junta directiva de turno, y que el trabajo colectivo es indispensable para la buena marcha de la respectiva gestión, no hay duda de que la figura del presidente, su comportamiento y capacidades son fundamentales en el éxito de una junta directiva. En él recaen la responsabilidad final de la marcha de la institución, así como las críticas sobre determinados asuntos».
También Levy recordó: «El presidente de Venezuela Luis Herrera Campins dijo una vez que los ex presidentes eran como jarrones chinos, queriendo señalar que eran objetos hermosos y muy valiosos, pero carentes de toda utilidad. Creo –guardando las distancias– que los expresidentes, en este caso de la Asociación Israelita de Venezuela, son referentes importantes de la institución y pueden ayudarla todavía en aquellos menesteres que les sean solicitados».
Al finalizar el evento se realizó un brindis en honor a los expresidentes de la Asociación Israelita de Venezuela.