N.170 enero – marzo 2014 Tévet – Adar 5774

DEF-MAGUEN 170

Descargar Revista

25 MIL APELLIDOS SEFARDÍES
En noviembre de 2012 cuando el ministro de Justicia de España, Alberto Ruiz-
Gallardón Jiménez, anunció en el Centro Sefarad-Israel que su país les reconocería
la ciudadanía a todos los judíos que prueben por apellidos familiares, herencia cultural
o idioma sus nexos con el país ibérico.
Para no quedar atrás, Portugal hizo lo mismo; pero, en vez de prometer, aprobó
de una vez por vía parlamentaria la modificación del código civil que reconoció la
devolución de la nacionalidad lusitana a los descendientes de todos los judíos que
fueron expulsados de su territorio a partir de 1496.
Ambas iniciativas exigen, no obstante, que los aspirantes prueben su condición
de judío sefardí y para ello se requeriría que las comunidades, debidamente autorizadas
por Madrid o Lisboa, certifiquen el origen.
Para agregar algo más de enredo a este mishmash, por Internet comenzaron a
circular listas de entre cinco y 25 mil apellidos, supuestamente sefardíes, con lo que
cualquier aspirante pudiera ir al consulado español o a la comunidad judía de su
lugar a solicitar la certificación para obtener un pasaporte europeo. Lo absurdo de
todo esto es que de ser ciertas estas listas, prácticamente una inmensa parte de la
población de América Latina tendría ese derecho. El revuelo no tardó en suscitarse.
Maguén-Escudo, interpretando el interés de su público lector alineado espiritualmente
a España como país de origen del judaísmo sefardí, trató de entrevistar, sin
éxito, a uno de los representantes consulares de ese país en Caracas para que aclarara
el entuerto. Por su lado, el gobierno portugués ha demorado, incomprensiblemente,
la promulgación del reglamento del código civil, por lo que la aplicación de la
disposición legal ya aprobada queda igualmente en suspenso.
En un momento de crisis como el que vivimos, ofertas de este tipo crean expectativas
en una población deseosa de buscar salidas rápidas a su situación personal.
El haberlas lanzado sin prever las implicaciones que tendrían es algo más que arriesgado,
así como también lo es pretender delegar en las kehilot responsabilidades que
solo conciernen a las respectivas cancillerías de España y Portugal. Mientras tanto, el
silencio solo contribuye a aumentar más la incertidumbre y las llamadas telefónicas
de gente deseosa de información.
Por lo demás, solo queda señalar que entendemos y agradecemos las buenas
intenciones de los gobiernos de España y Portugal por resarcir los desaciertos y
crímenes que cometieron sus pueblos en el pasado. Nuestra lealtad a la cultura ibérica
prueba que para nosotros Sefarad, más que un pasaporte, es una patria espiritual.
Pero, es bueno recordar que nosotros y nuestros descendientes, hasta segundo
grado, sin discriminación de si somos sefardíes o askenazíes, desde 1948 tenemos
derecho de vivir en un país que nos acogería de inmediato con los brazos más que
abiertos, Israel, cuya ley de Retorno ha servido de garantía y de seguridad a aquellos
que buscan construir un futuro al lado de nuestros hermanos judíos.

Índice

CAIV promovió diálogo interreligioso
EN FAVOR DE LA PAZ

UN ÉXITO EL CURSO ACADÉMICO
sobre materias judaicas

AIV honró a HAIM BENTOLILA

Recuerdos de EL CONDE

EL CEMENTERIO JUDÍO DE TETUÁN:
un vistazo (extracto)

SEFARAD: ¿la otra Ley del Retorno?

En el nombre del sionismo…
¡CÁMBIATE EL APELLIDO!

Una historia desconocida sobre los
BANDEIRANTES JUDÍOS DE BRASIL

La historia de los judíos de Salónica
y EL HOLOCAUSTO. II Parte

El sabio que conocía lo que era el «GUAY»
y la «GUAYA», y el «AY» y el «HAY» (AT 860)

LA MIMUNA: no solo una tradición judía,
sino también de los musulmanes
en Marruecos